axilas suaves
BELLEZA,  LIFESTYLE

Con estos consejos te asegurarás unas axilas mucho más suaves.

Todos queremos tener las axilas tan suaves como sea posible y que se vean bien arregladas. Todo para que cuando te pongas una blusa te sientas cómoda y no tengas que preocuparte por nada.
Hay muchas cosas que influyen, y antes de que te des cuenta, estás sufriendo irritaciones u otras rarezas. Pero ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Solo sigue leyendo y…¡Disfruta del verano sin preocuparte por tus axilas!

Exfoliar.

Al igual que en cualquier otro lugar de su cuerpo, las células muertas de la piel se acumulan debajo de las axilas. Entonces, si quieres asegurarse de obtener el mejor resultado al depilarse, es bueno exfoliarse esta zona una vez por semana. Hazlo con cuidado, porque la piel de las axilas es muy sensible.

Maquinilla de afeitar limpia.

Cuando eliges afeitarte las axilas, descubres que los pelos a menudo vuelven a crecer en un día. Esto te obliga a que tengas que afeitartelas casi todos los días si quieres ir sin pelo.

Y para ello es importante que tu cuchilla de afeitar esté siempre afilada y limpia. Asegúrate de usar una cuchilla nueva de vez en cuando para que haya menos posibilidades de irritaciones.

Afeitado en seco = prohibido.

A veces cuando vas con prisas descubres, justo antes de la salir, que tus axilas tienen pelo y necesitas depilarlas. Y claro coges una navaja de afeitar, sin productos ni un poco de agua para no perder tiempo y te lo quitas.

Lo normal es que después de esto tu piel se irrite y te pique. Esto se debe a que sus axilas no estaban completamente mojadas, por lo que no había una superficie lisa para afeitarse. ¡Así que nunca elijas afeitarte sin agua o sin ningún producto de depilación!

Cambia tu crema de afeitar por acondicionador.

Un verdadero ahorrador de vida en el campo de las axilas suaves es el acondicionador. Yo misma me he afeitado con espuma durante años, sin un resultado realmente bueno.

Desde que probé a hacerlo con mi acondicionador hace varios años, mis axilas nunca habían estado tan suaves. El acondicionador asegura que el vello de tu axila y la piel que lo rodea se vuelvan muy suaves, lo que te permitirá pasar la navaja de manera rápida y fácil. Y lo mejor es que sdspués, tus axilas estarán suaves como la seda.

Loción corporal después del afeitado.

Un lugar que muchos de nosotros olvidamos cuando nos aplicamos loción corporal, son las axilas. A menudo no pensamos en que éstas también necesiten algo de hidratación, especialmente después de la depilación. Por lo tanto, después de bañarte, lubríca tus axilas con tu loción corporal favorita. Tus axilas nunca se sentirán tan suaves.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.