LIFESTYLE

7 razones por las qué aún no estás en una relación

Muchos de tus amigos tienen pareja y te está empezando a entrar el miedo a quedarte sola mucho tiempo. De vez en cuando conoces a un buen chico/chica pero no hay ningun@ que te termine de cuadrar. 

Sin embargo hay que tener en cuenta que la culpa no siempre es del destino, la vida, nuestro físico o nuestra mala suerte. Hay numerosas razones que pueden influir en que hoy en día estés sin pareja. Por tanto antes de salir a la caza de ese soltero/soltera que te alegre el corazón vamos a analizar algunas de ellas:  

1. No estás abierta a ello.
Dentro de ti, no estás preparada para una relación y eso lo transmites sin darte cuenta. El que alguien muestre demasiado interés en ti suele hacer que te agobies, te entre miedo a algo serio y termines la historia a la velocidad del rayo. «No era para mi» sueles alegar, muchas veces por razones que no son importantes y que seguramente no entiendas ni tú.

2. No tienes tiempo para una relación.
Estudias, tienes dos trabajos, un grupo de amigos muy activo, una familia a la que te gusta ver con frecuencia y a la vez eres una persona que necesitas tener tiempo para ti misma.

¿Cómo diablos vas a mantener una relación? Exactamente, mejor no. Quizás sea esa la razón por la que el príncipe azul aun no se ha pasado por tu casa. O quizás si pero no estabas…

3. Te encanta estar soltera.
En tu interior y a pesar de los miedos, aún disfrutas demasiado de toda la atención que recibes. Te encanta comprobar si todavía estás en el mercado cuando sales. Si estás en una relación, todo esto se acabó y lo sabes muy bien.

4. Pones el listón alto.
Él o ella debe ser guapo, dulce, inteligente, sensible, divertido, con buena posición social, atento, generoso, ingenioso, activo, seguro de sí mismo, feminista,…. Ah sí, y que le guste bailar.

Se te puede ir la vida y no encontrar algo así, pero es la razón por la que los acabas descartando a todos diciéndote a ti misma que el hombre de tus sueños o la mujer de tus sueños aún está por venir.
La realidad es que no existe esa persona y que en la mayor parte de los casos algo dentro de ti no para de sacar defectos para que no cuaje ninguna historia. Piénsalo.

5. Vas demasiado deprisa.
Quizás el problema sea el opuesto, que tiendes a ir demasiado rápido. Sueles entusiasmarte demasiado en la primera cita y acabas presionando a la otra persona para tener otra cita lo antes posible.

Lo más probable es que de alguna forma estés transmitiendo esa desesperación a tus posibles parejas y lo que haces es conseguir el efecto contrario: Que salgan despavorid@s. Debes tomártelo con calma y no transmitir necesidad. Tu estás muy demandada en el mercado, ¡Qué demonios!

7. Siempre te atraen los que no muestran interés en ti. 
Esta es un clásico. «Es que siempre me gustan los que no me hacen caso y peor se portan conmigo». ¿Te suena? Déjame decirte que detrás de esa supuesta mala suerte/maldición del universo, suele estar un miedo al compromiso que hace que te fijes inconscientemente en aquellos que no van a caer rendidos a tus pies y que no van a querer algo serio contigo. Posiblemente por eso te gusten.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.