Limpieza facial
BELLEZA

7 Consejos para una correcta limpieza facial.

Una piel hermosa comienza con una limpieza facial perfecta, siempre que haga bien. Un lavado incorrecto o excesivo puede llegar a generar el efecto contrario y hacerte parecer incluso mayor. 

¿Frotarte la cara por la noche con jabón, una toallita y un chorro de agua fría por la mañana? Desafortunadamente, este no es un buen plan para tener una piel hermosa. Una tez delicada y perfecta no requiere una limpieza excesiva, sino correcta. Te explicamos como:

1. Limpia tu cara dos veces al día

Lo ideal es que limpies tu cara dos veces al día. El maquillaje, el sudor y demás residuos deben eliminarse por la noche, ya que es la única forma de garantizar que las sustancias para el cuidado que apliques después puedan funcionar correctamente. Sin embargo también es importante hacer otra limpieza matutina dado que mientras dormimos generamos toxinas. Una limpieza matutina nos ayudará a eliminar esos residuos y a abrir los poros obstruidos ​​por la presión nocturna sobre nuestras almohadas.

También puede usar un exfoliante una vez por semana para eliminar las células muertas de la capa superior de la piel. Esto además promueve la circulación sanguínea y estimula la producción de nuevas células. El resultado es una piel más suave y tersa.

2. Nunca uses jabón.

Los jabones convencionales solo deben usarse para las manos ya que contienen surfactantes, una sustancia que hace que el jabón forme espuma. El problema es que este componente ataca el manto ácido protector natural de la piel, haciéndola más sensible a las influencias ambientales y por lo tanto acelerando el proceso de envejecimiento.

3. Asegúrate de que la temperatura del agua sea agradable. 

Si el agua está demasiado caliente, seca la piel e incluso puede provocar irritación y venas rotas. Las temperaturas demasiado altas o el cambio de calor a frío estresan demasiado los finos capilares en la cara. Lo ideal es que el agua esté tibia.

4. Lávate bien las manos ANTES de limpiarte la cara.

Siéntete libre de usar un desinfectante de manos además del jabón. Es muy importante que que éstas estén perfectamente limpias, ya que si están sucias, al frotarte la cara puedes expandir las bacterias por los los poros de tu piel facial y promover impurezas y granos. Solo con las manos limpias podemos garantizar una piel bien perfumada, limpia y rosada.

5. Usa un cepillo facial.

Estos limpian a fondo, masajean y liberan la piel de las células muertas. Además refina el cutis y estimula la renovación celular. Los nuevos modelos eléctricos funcionan aún más suavemente, e incluso con ultrasonidos.

6. Use un tónico después de limpiar.

Un tónico eliminará todos los residuos de tus productos de limpieza, especialmente la cal, que se encuentra en el agua del grifo y que si no se elimina, se acabará depositando en nuestra piel.

El tónico también asegura que se restablezca el pH ligeramente ácido de la piel y la protege de las influencias ambientales a las que estamos expuestos en la vida cotidiana y de la desecación.

7. Obtén asesoramiento de un especialista.

Es importante que la limpieza diaria se adapte a tu tipo de piel. Un profesional puede analizar el estado de tu piel y aconsejarte qué producto es mejor para ti a largo plazo. Los productos de limpieza perfumados, por ejemplo, pueden secar la piel aún más, el jabón puede aumentar el acné o los aditivos pelantes en los productos de limpieza pueden irritar las pieles más sensibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *