MATERNIDAD

¿Estás embarazada? Entoces deberías saber esto sobre el ácido fólico

¡Hola a todos los futuros padres y madres que están siguiendo de cerca este emocionante viaje hacia la maternidad! En medio de la maravilla y la anticipación que rodea el embarazo, es fundamental abordar un tema que puede tener un impacto duradero en la salud de tu bebé: el ácido fólico. Déjame llevarte de la mano a través de la importancia de este nutriente durante el embarazo y cómo puede contribuir al bienestar de tu pequeñín en desarrollo.

Imagina al ácido fólico como el arquitecto detrás de los cimientos de la salud prenatal. Su función más conocida es prevenir defectos del tubo neural en el feto, como la espina bífida y la anencefalia. Estos trastornos pueden ocurrir en las primeras etapas del embarazo, incluso antes de que sepas que estás embarazada.

Por eso, es vital que comiences a incorporar una cantidad suficiente de ácido fólico en tu dieta incluso antes de concebir. Esto garantiza que tu bebé tenga la base sólida que necesita para un desarrollo saludable desde el principio.

No obstante, el ácido fólico no se detiene ahí. Este superhéroe nutricional también desempeña un papel crucial en la formación de las células sanguíneas. ¿Por qué es esto tan importante? Bueno, durante el embarazo, el volumen de sangre en tu cuerpo aumenta significativamente para abastecer tanto a tu propio cuerpo como al del bebé. Aquí es donde el ácido fólico entra en acción, ayudando a crear más glóbulos rojos y blancos para mantener un sistema circulatorio saludable.

Y eso no es todo, ¡aquí viene más magia del ácido fólico! Este nutriente también desempeña un papel fundamental en la síntesis del ADN y ARN, los bloques de construcción genéticos que guían el crecimiento y desarrollo en todas las etapas de la vida. En otras palabras, está involucrado en la creación de la receta genética que define cómo tu bebé se desarrollará física y mentalmente.

RECOMENDADOS
¿Cómo saber si estás embarazada?
¿Cómo Puedo Manejar el Estrés Durante el Embarazo?
Los mejores alimentos que se deben comer durante el embarazo

¿Qué alimentos contienen ácido fólico?

El ácido fólico es una joya nutricional que merece ser incluida en tu dieta antes y durante el embarazo. Afortunadamente, encontrar fuentes de ácido fólico no es complicado en absoluto. Aquí te dejo algunas opciones para asegurarte de que estás obteniendo suficiente de este importante nutriente:

  1. Alimentos Fortificados: Muchos alimentos, como cereales para el desayuno, pan y productos de grano, están fortificados con ácido fólico. Busca productos que indiquen «enriquecidos con ácido fólico» en la etiqueta.
  2. Vegetales de Hojas Verdes: Verduras como espinacas, col rizada, brócoli y lechuga romana son ricas en ácido fólico. Puedes disfrutarlas en ensaladas, batidos, salteados y más.
  3. Legumbres: Las legumbres como los frijoles, las lentejas y los garbanzos son excelentes fuentes de ácido fólico. Puedes incorporarlos en sopas, guisos y platos principales.
  4. Frutas Cítricas: Los cítricos como naranjas, toronjas y limones también son una buena fuente de ácido fólico. ¡Un vaso de jugo de naranja fresco en la mañana puede ser un excelente impulso!
  5. Hígado de Res: Si bien este no es un alimento para todos, el hígado de res es excepcionalmente rico en ácido fólico. Si te sientes cómoda comiéndolo, podría ser una opción.
  6. Huevos: Los huevos son otra fuente de ácido fólico. Son versátiles y pueden agregarse a una variedad de platos.
  7. Productos lácteos: Algunos productos lácteos, como la leche y el yogur, también pueden contener ácido fólico debido a la fortificación.
  8. Suplementos: Además de obtener ácido fólico de los alimentos, tu médico podría recomendarte un suplemento de ácido fólico si es necesario para cubrir tus necesidades diarias, especialmente durante el embarazo.

Ya pero ¿Puede tener alguna contraindicación?

Sí, es importante tener en cuenta que, si bien el ácido fólico es beneficioso para la mayoría de las personas, puede haber algunas contraindicaciones y precauciones a considerar:

  1. Interacción con Medicamentos: Algunos medicamentos pueden interactuar con el ácido fólico, lo que podría afectar su eficacia o causar efectos secundarios. Si estás tomando algún medicamento, especialmente antiepilépticos, asegúrate de hablar con tu médico antes de tomar suplementos de ácido fólico.
  2. Alergias: Si tienes alergias alimentarias, es importante prestar atención a las fuentes de ácido fólico que consumes. Por ejemplo, si eres alérgico al trigo, es posible que desees evitar los productos de grano fortificados con ácido fólico.
  3. Enmascaramiento de Deficiencias de Vitamina B12: Tomar grandes cantidades de ácido fólico puede enmascarar una deficiencia de vitamina B12. Esto es particularmente relevante para los adultos mayores, ya que las deficiencias de B12 pueden ser más comunes en este grupo de edad.
  4. Condiciones Médicas Subyacentes: Algunas condiciones médicas, como trastornos convulsivos, pueden requerir supervisión médica especial al tomar ácido fólico. Si tienes alguna condición médica, es importante discutir el uso de suplementos de ácido fólico con tu médico.
  5. Dosis Elevadas: El consumo excesivo de ácido fólico a través de suplementos puede tener efectos adversos, como problemas digestivos y dificultades para dormir. Es importante no exceder la dosis recomendada sin consultar a un profesional de la salud.

Si estás embarazada, planeas quedar embarazada o tienes alguna preocupación de salud, es fundamental que hables con tu médico antes de tomar suplementos de ácido fólico. Tu médico puede evaluar tu situación individual y proporcionarte recomendaciones personalizadas.

En resumen, el ácido fólico es esencial para la salud en general, especialmente durante el embarazo. Sin embargo, como con cualquier suplemento o cambio en la dieta, es importante hacerlo bajo la supervisión de un profesional de la salud para garantizar que sea seguro y adecuado para tus necesidades individuales.