avena
LIFESTYLE

Como usar la avena en tus tratamientos de belleza.

La avena es abundante, versátil, económica y naturalmente libre de gluten. Pero este grano no solo es indispensable en la cocina, sino que también merece un lugar de honor en tus tratamientos de belleza.

Si te estás preguntando cómo usar la avena como producto de belleza entonces no puedes perderte las recetas que te traemos a continuación, que podrás preparar en poco tiempo y con las que podrás ahorrar unos eurillos.

Quizás la avena sea tu desayuno favorito y te guste usarla para hacer panqueques, galletas o para tomarla con leche. Lo que seguro no te has planteado es utilizarla como producto de belleza. Hemos de decirte que no es una idea tan loca como parece.

La avena es conocida por su efecto calmante sobre la piel y nos permite preparar todo tipo de productos de belleza a partir de él; de un exfoliante a un champú seco. Y como lo vas a hacer tú misma, sabrás exactamente lo que contiene. ¡Sin ingredientes químicos interminables que apenas puedes leer y que para nada entiendes! Si quieres saber todo lo que puedes preparar con ella sigue leyendo!

1. Una mascarilla facial con avena.

Para poder aplicarte una mascarilla facial, no es necesario acudir a la farmacia y dejarte un dineral. Todo lo que necesitas es (efectivamente, lo has adivinado) avena.

Para ello deberás mezclar en la licuadora avena con agua tibia. Asegúrate de que la pasta no sea demasiado fina, para que aguante bien en tu cara. Aplica la máscara sobre la cara limpia y déjela actuar durante cinco minutos. Enjuaga con agua tibia.

2. Un exfoliante suave.

Si quieres exfoliar tu rostro con un producto natural, la avena es sin duda una gran opción. Mezcla tres cucharaditas de avena con una cucharadita de miel.

Aplica la mezcla sobre tu cara con movimientos circulares y déjala actuar durante 15 minutos. Retira el exfoliante con agua tibia. También puedes usar este exfoliante de avena para el cuerpo, solo debes triplicar los ingredientes de la receta.

3. Ideal para pieles sobrecalentadas por el sol.

Después de un largo día al sol, llegas a casa con la piel quemada. Las tiendas están a punto de cerrar y no tienes una crema que pueda calmar el escozor que sientes en la piel. Afortunadamente aún queda algo de avena en la despensa.

Pon un puñado de avena en una sartén con un poco de agua y cocínala hasta que se forme una papilla. A continuación cuela la papilla para obtener el agua y extiéndela sobre la piel.

4. Champú seco ideal.

A veces tienes que lavarte el cabello, pero no te apetece mojarte todo el pelo y tener que secarlo después. Por suerte te traemos una alternativa: puedes preparar un champú seco en casa y lavarte el pelo sin necesidad de usar agua.

Simplemente, muele tres cucharadas de avena y mézclalo todo con una cucharada de bicarbonato de sodio. A continuación aplícate un poco a las raíces del cabello y cepíllalo bien. Pelo limpio y seco!

5. Baño relajante con avena.

Listo para media hora de relax? Llena la bañera y agrega un puñado de avena y unas gotas de aceite de lavanda . Si no te apetece bañarte, también puedes preparar un baño de pies y frotarlos con la avena. Después de todo lo que sufren, también se lo merecen!

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *