Errores que cometemos al beber agua
LIFESTYLE

3 errores sorprendentes que cometemos al beber agua

Debemos tomar alrededor de 2 litros de agua al día. Eso es de las pocas cosas que sabemos del agua. Sin embargo hay algunas cosas que hacemos mal cuando bebemos y que debemos conocer. Para proporcionar agua a tu cuerpo de manera efectiva, debes evitar estos 3 errores mientras bebes. Te lo contamos todo!

1. Beber agua fría.

Especialmente en los días calurosos, nos gusta guardar la botella de agua en el refrigerador o poner unos cubitos de hielo en el vaso para que esté fresca. Pero el hecho de beber cosas frías no significa que estemos enfriando nuestro cuerpo: las bebidas heladas causan una especie de shock frío. Es por eso que las bebidas frías, lejos de calmar nuestra sed aunque puedan ser muy agradables en ese momento, acaban generándonos más sed.

Es curioso pero para compensar el frió de la bebida, el cuerpo produce aún más calor. De hecho hay pueblos en el desierto que llevan usando bebidas calientes durante siglos para sobrevivir a los días calurosos.

Comprensiblemente, a 30 grados a la sombra, lo que menos te apetece es un té hirviendo. Sin embargo, es mejor tomar agua a temperatura ambiente que bebidas heladas.

2. Beber demasiado.

¿Es posible beber demasiada agua? Es posible, y de hecho, lo haces. Nuestra orina es la mejor indicadora de qué tan bien bebimos. Si el color de la orina tiende a un color naranja parecido a la cerveza, significa que hemos consumido muy poca agua. Pero si la orina es casi incolora, es un signo de que hemos bebido demasiada agua. Un color amarillo claro sería perfecto.

Demasiada agua puede provocar envenenamiento por exceso de agua en el cuerpo. El exceso de agua puede almacenarse en el mismo y diluir la sangre, lo que puede tener consecuencias potencialmente mortales. Pero no te preocupes, esto no sucede tan fácil. Un cuerpo normal y saludable puede tolerar hasta 10 litros por día. Seguramente sufrirás algunas pérdidas de vitaminas o minerales pero nada más.

3. Pre-hidratarse.

Existe un rumor que circula por ahí y que dice que cuando tienes sed y bebes ya es demasiado tarde. Se dice que el cuerpo ya sufriría de deshidratación cuando la sensación de sed se instala. Así que tienes que adelantarte y  beber antes de tener sed, por así decirlo, para prevenir llegar a este punto.

Sin embargo, según los nutricionistas, esto es una tontería. La sed nos indica en ese mismo momento que el cuerpo necesita líquido, no antes o después. Así que sólo escucha a tu cuerpo e ingiere líquido cuando tengas sed.

Por supuesto que debemos beber entre 1,5 y 2 litros de líquido al día, a veces más, dependiendo del clima y de la actividad que desarrollemos. Si tienes dificultades para llegar a esta cantidad, es probable que tengas que hacer un pequeño esfuerzo pero lo normal es que solo con escuchar a nuestro cuerpo consigamos ingerir las cantidades de líquido que necesita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *