Sustitutivos del café
LIFESTYLE

Los 5 mejores sustitutos del café

Una taza de café al día no le hará daño a tu salud, pero si eres de las personas que consumen varias tazas al día, sería mejor que fueras buscando algunas alternativas más saludables. No obstante te traemos algunos de nuestros sustitutos favoritos del café para que puedas probar:

Té verde

Esta es sin lugar a dudas, una de mis alternativas favoritas al café, ya que me mantiene despierta y animada. Aunque el té verde también contiene cafeína, no contiene tanta como el café. Además aporta maravillosos beneficios para la salud, como por ejemplo poderosos antioxidantes que incluso pueden ayudar a acelerar tu metabolismo.

El té (o infusión) de regaliz

También conocido como té de «palo dulce», el té de regaliz no contiene cafeína y ayuda al funcionamiento de tus glándulas suprarrenales, que son las encargadas de responder al estrés. Este té puede darte energía pero al mismo tiempo tranquilizarte.

En todos los sentidos, es un té con muchas propiedades beneficiosas. No te preocupes, este té no tiene un sabor tan fuerte como los dulces de regaliz que quizá probaste cuando eras niña.

Batidos ricos en fibra

Este sustituto va dedicado a quienes enfrentan a diario el «bajón de energía» de las 3 de la tarde. Probablemente la razón por la que ocurre este «bajón» es porque tus niveles de azúcar en la sangre han caído y tu cuerpo busca una solución rápida. Prueba a hacerte un batido lleno de proteínas usando yogur griego y frutos secos que te ayuden a cargar las pilas!

Té de Jengibre

Aunque el sabor de este té puede ser bastante fuerte y hay mucha gente a la que no le gusta demasiado, la verdad es que puede despertarte tan bien como el cafe.

Además el jengibre puede ser fabuloso para facilitar la digestión, lo cual es genial para quienes constantemente padecen malestar estomacal y no pueden tomar café porque les sienta mal. Puedes comprarlo en bolsitas de té o preparar una infusión con agua caliente, jengibre fresco y limón.

Polvo de algarroba

Si te deleitas con el sabor cremoso del café o del chocolate caliente, puedes probar el polvo de algarroba como sustituto. Este polvo es similar al cacao (pero menos amargo) y puedes disfrutarlo mezclado con leche caliente y un poco de miel para darle dulzor. Esto puede ayudarte a que llenes ese vacío dejado por el café ¡y también a evitar que te dé el temido «bajón de azúcar»!

Como puedes ver, los sustitutos arriba mencionados varían en sabor, textura y propiedades. Todos son grandiosos para reemplazar el café, aquí ya dependerá de tus gustos a la hora de elegir uno u otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *