Practicar la escucha activa
LIFESTYLE

Practicando la escucha activa, la habilidad que necesitas para ascender en tu trabajo.

Mejorar tus habilidades de escucha activa en el lugar de trabajo puede ayudarte a involucrarte más en tus conversaciones, prevenir situaciones de conflicto, profundizar en tus relaciones con tus colegas de trabajo y, en última instancia, mejorar el rendimiento de tu negocio.

Si quieres mejorar tu capacidad de escucha en el trabajo sigue los siguientes pasos:

1. Elimina distracciones.

En esta era en la que todos somos adictos a los dispositivos, puede ser difícil no estar pendiente de tu teléfono o apagar tu portátil mientras habla con alguien. Sin embargo, es extremadamente difícil prestarle atención a alguien mientras miras el correo electrónico.

Esto parece una tontería pero lo primero que debes hacer para mejorar tu escucha es dejar de lado todos tus dispositivos electrónicos para centrarte exactamente en la persona con la que estás hablando.

2. Dedica tiempo y espacio.

Del mismo modo, si estás con prisas todo el día de un lado para otro, puede ser difícil concentrarse en lo que te quiere contar la otra persona. Si vas a reunirte con alguien, tómate un tiempo para preparar las reuniones y discusiones en tu agenda.

Incluso un intervalo de 10 minutos puede ser útil. Además, si es posible, tómate un tiempo para pensar, hacer preguntas o abordar inquietudes después de las reuniones.

3. No cortes a la otra persona.

A pesar de la escasez de tiempo, es preferible llevar a cabo unas negociaciones a un ritmo más lento que tener prisa y cortar permanentemente a la otra persona.

En lugar de eso, dale la oportunidad de expresar sus ideas y luego haz una pausa de unos segundos antes de dar tu respuesta. Debes pensar en ello como en darte más tiempo para comprender y absorber mejor las palabras de la otra persona.

4. Muestra lo que entiendes.

Algunas pistas no verbales pueden indicar que usted está realmente involucrado en la conversación y escucha activamente lo que la otra persona dice.

Mantén el contacto visual, adopta una posición cómoda, sonríe cuando sea necesario y muestra tu asentimiento para demostrar que lo estás entendiendo y que no has perdido el hilo de la conversación.

5. Haz más preguntas.

Si no entiendes completamente lo que te esté queriendo decir la otra persona, pídele sin miedo que te lo explique. Puedes hacerlo comenzando la frase como «entonces quieres decir que…. » para asegurarte de que lo estás entendiendo. Si no es así la otra persona te corregirá o te lo explicará de otro modo. Esto puede ayudar a mantener la conversación fluida y prevenir la confusión que puede provocar interrupciones y tensión.

Hacer preguntas bien pensadas demuestra que prestas atención a la otra persona y te preocupas por lo que está diciendo; También te permitirá comprender mejor el tema que estáis tocando.

Cuando se trata del progreso profesional, es posible que estés más concentrado en mejorar tus habilidades técnicas que las comunicativas. Sin embargo, dominar ciertas habilidades como la escucha activa te ayudará a almacenar información, interactuar con colegas y comunicarte mejor; Esto puede hacerte destacar en tu lugar de trabajo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.