compras compulsivas
LIFESTYLE

Cómo evitar la tentación de las compras compulsivas.

Cuando se trata de comprar, a veces es difícil controlarse. Todos conocemos la situación de comprar cosas que no necesitamos y encima pagar un alto precio por ellas.

Pero, ¿Cómo ser coherentes a la hora de gastar nuestro dinero, ese que tanto nos cuesta ganar, cuando diariamente, especialmente online, nos vemos tentadas por nuevas prendas, nuevas colecciones y nuevas tendencias de ropa?

Realmente todo está en tu cabeza.

Hay diversas formas de aprender a reducir tus gastos, y acabar comprando solo aquellas cosas que realmente necesitas. Y es que todo está en tu cabeza.

Para conseguir controlarte deberás pasar por un proceso a través de cual aprenderás a no salir corriendo hacia la caja o hacer clic en «comprar» cada vez que veas algo que te guste. La conclusión es esta: si ves algo que te encanta y que quieres comprar, antes de hacerlo, párate un momento.

Compras racionales.

Evaluar detenidamente una prenda te ayudará a darte cuenta de que es posible que no tengas sitio en tu armario para esta prenda, que ya tengas otras parecidas o incluso que no vaya en absoluto con tu estilo.

El pararte a pensar en si la compras o no un par de horas o incluso varios días, puede evitar que lleves a cabo compras emocionales. Incluso puede ser que pasado el subidón inicial simplemente te olvides.

No solo comprarás de manera más sostenible haciendo esto, sino que también comprarás solo aquello te realmente te guste, que realmente necesites y que se adapte a tu estilo. A largo plazo, sentirás más satisfacción con tu colección de ropa y tendrás un estilo más coherente y definido.

Además, no llenarás tu armario con ropa que nunca usarás. De esta manera conseguirás una mejor visión general y no tirarás el dinero.

Nunca más una mala compra.

Puedes ahorrar dinero y evitar malas adquisiciones si piensas cuidadosamente en tus compras, pero si el método de pararte a pensar no funciona contigo aquí te dejo algunos consejos que pueden ser útiles:

– El tamaño adecuado.

Imagina que llevas tiempo viendo una prenda que te encanta y que estás esperando el momento de tener dinero para comprarla. Y cuando eso llega y vas a la tienda, desafortunadamente tu talla está agotada.

Cómo has estado esperando tanto tiempo este momento, acabas comprando una talla arriba / abajo y como resultado, probablemente nunca usarás la prenda una vez porque ni te queda bien, ni te resulta cómoda.

– Sal sola de compras.

Si va de compras sola, tendrás más tranquilidad. De esta manera, es menos probable que sienta la tentación de comprar algo que no te gusta o que no te queda bien solo porque tu compañera de compras ya ha encontrado una o varias cosas que llevarse. Llendo sola evitarás esta especie de «competición» y comprarás mas sabiamente.

– No compres solo para comprar algo.

Este es un fenómeno con el que mucha gente tenemos que lidiar. Sales una tarde de compras y, al no encontrar nada que te guste, terminas por no disfrutarlo y frustrarte al pensar que has perdido el tiempo.

Entonces incurres en el error de que  comprar algo es lo único que puede aliviar esa sensación y acabas llevándote cualquier cosa. Y al final estas son generalmente las compras que acaban cogiendo polvo en tu armario porque en realidad es algo que ni te gusta o ni te queda bien.

– Haz listas.

Párate frente a tu armario y haz una lista de las cosas que necesitas. Haz esto antes de salir a quemar la tarjeta de crédito, porque de esta forma, estará preparada y saldrás sabiendo que es lo que necesitas.

Esto hace que disminuya la tentación de comprar prendas que realmente no necesitas. Y si no encuentra lo que está buscando, no comprarás algo por comprar porque ya sabrás que no te hace falta.

– No te dejes llevar por las tendencias.

Las tendencias en el mundo de la moda pueden ser muy tentadoras a la hora de comprar una prenda de vestir. Pero no todas las tendencias se ajustan a cada figura o se adaptan al estilo de alguien.

Trata de no guiarte solo por la marca, el color o la forma y céntrate en lo que a ti te queda bien y en tu estilo. No hace falta llevar lo último para ir monísima de la muerte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.