Problemas circulatorios en verano
LIFESTYLE

Como evitar los problemas circulatorios derivados del calor del verano

A casi todo el mundo le encanta el verano, pero si que es cierto que en función de donde vivas el calor puede ser demasiado fuerte y muchos de nosotros podemos sufrir problemas circulatorios. Te traemos algunos consejos para aliviar posibles síntomas como puede ser los mareos y la fatiga.

Para algunos es la temporada más hermosa, para otros es un horror: el verano. Las altas temperaturas invitan a nadar y tomar el sol, por un lado, pero muchos de nosotros preferimos quedarnos en habitaciones cerradas con aire acondicionado ante el bochorno del exterior. La razón: el calor puede conducir a problemas circulatorios en algunas personas .

Síntomas y causas de problemas circulatorios.

Con el calor, muchos se sienten incómodos, cansados ​​y débiles, y a veces incluso mareados. No es de extrañar, después de todo, nuestro organismo se sobrecarga rápidamente a temperaturas de 30 grados a la sombra. Para evitar el sobrecalentamiento, sobre todo de la piel, el cuerpo comienza a sudar con el fin de enfriarse.

Esto también da lugar al ensanchamiento de los vasos sanguíneos, lo que al mismo tiempo conduce a una caída de la presión arterial y una circulación más pobre de la sangre. Como resultado, el cuerpo recibe menos oxígeno y la circulación se hunde. Esto es lo que hace que nos sentimos débiles y sin energía.

Te traemos algunos consejos que sin duda pueden mejorar todos esos problemas circulatorios en verano. Importante: si tomas medicamentos para la hipertensión o padeces enfermedades cardiovasculares graves, definitivamente debes consultar a tu médico antes para pedirle consejo. Los consejos mencionados aquí contra problemas circulatorios producidos por el calor son solo ayudas adicionales.

1. Beber mucho ayuda contra problemas circulatorios en climas cálidos.

Lo más importante a altas temperaturas es, por supuesto, hidratarse adecuadamente. Perdemos mucha agua a través de la piel al sudar, por lo que estar hidratadas es fundamental.

Sin embargo, es importante asegurarse de no beber mucho de una vez, sino de ir bebiendo durante todo el día dado que nuestro cuerpo solo puede procesar una cierta cantidad de líquido en un cierto período de tiempo. Por lo tanto, beber en stock es inútil. Es mejor beber pequeños tragos cada 15-20 minutos.

2. Presión arterial estable a través de la comida y bebida adecuadas.

Particularmente refrescante: prepara una olla de té de menta refrigerado con cubitos de hielo. También puedes probar el té de romero dado que estimula la circulación sanguinea. Zumos de frutas y agua mineral también son ideales para hidratarnos. Debes evitar el alcohol.

En verano es mejor evitar las comidas pesadas y los alimentos grasos. En su lugar lo mejor es comer verduras frescas en forma de ensaladas, cremas frías como el salmorejo o el gazpacho o pescados ligeros. En verano hay numerosas ensaladas deliciosas, a las que puedes añadir legumbres, fruta, patata y todo lo que se te ocurra.

3. Alivio rápido de problemas circulatorios cuando hace calor.

Una ayuda para piernas pesadas y problemas circulatorios es acostarse de espaldas con las piernas levantadas. Un baño de pies con agua fría también puede proporcionar un refresco y mejorar tu circulación.

También puedes dejar correr agua fría regularmente sobre tus muñecas durante un minuto o colocar un trapo húmedo en el cuello durante un minuto o dos.

4. Movimiento para prevenir problemas circulatorios.

Sea en verano o en invierno, el deporte es muy bueno para la circulación sanguínea. Sin embargo es importante hacer ejercicio en momentos del día en los que no haga demasiado calor. Una caminata corta por las mañanas o a última hora del día, que las temperaturas son más frescas, puede ayudar a que tu circulación se acelere. En general, el ejercicio durante todo el año tiene efectos positivos en su sistema cardiovascular.

Importante: si tienes síntomas como vómitos y un dolor de cabeza muy intenso despues de haber hecho algún tipo de esfuerzo al sol, debes evitar la exposición directa de inmediato y  acudir a un médico para que te examine por una posible insolación .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *