Miedo a tener una relación
LIFESTYLE

¿Por qué a veces es tan difícil comenzar una nueva relación?

Pero ¿por qué, cuando parece que hay multitud de opciones para encontrar a esa persona con la que poder establecer una relación prospera y feliz, no siempre es posible llegar a buen puerto?

La lista de posibles causas que hace que una relación no prospere es muy diversa y diferente en cada persona. Sin embargo, hay algunas cosas que podemos trabajar para incrementar esas posibilidades con independencia de como seamos.

Trabajar nuestros miedos.

Según los psicólogos, para muchas personas existe cierto temor a comenzar una nueva relación, especialmente entre las personas que han vivido un cierto período solas. A esas personas les parece que una nueva persona en su vida puede ocupar su espacio personal y hacerle perder su libertad.

De hecho, este es una causa muy potente y bastante común. Es importante trabajar esos miedos dado que sin flexibilidad ni capacidad de compromiso, no podremos tener una relación por mucho que lo deseemos.

Conocer nuestra Infancia.

Una de las referencias en las que más inciden los psicólogos es en nuestra infancia, dado que conocer como transcurrió este periodo de nuestra vida puede servir para resolver muchos problemas. Y es que según afirman, las personas que no tuvieron una infancia feliz tienen más complicado construir relaciones.

Sin embargo el solo hecho de conocer nuestra infancia no resolverá el problema, aunque la ciencia lo considere importante. Es importante conocerla para poder entender ciertas cosas de nosotros y establecer un adecuado plan de trabajo para poder mejorar nuestras relaciones.

Terminar con nuestras relaciones pasadas.

Si con frecuencia sueles pensar en relaciones que acabaron y te atormentan las dudas y los remordimientos sobre el pasado, entonces será extremadamente difícil construir una nueva relación exitosa.

¡Olvida todo lo que pasó, libérate del pasado, «quema puentes» y mira hacia adelante!

Altas expectativas y rasgos negativos.

Cada persona tiene una serie de cualidades, buenas y malas, nadie es perfecto. Sin embargo cuando conocemos a alguien que nos atrae, solemos generar ciertas expectativas. Si inicialmente colgamos una etiqueta negativa a un candidato prometedor, es bastante complicado que que revirtamos esa situación y acabemos dándole una oportunidad.

Por tanto es importante tratar de bajar esas expectativas y no esperar demasiado, de esa forma será más difícil que nos defrauden y estaremos dispuestos a dar más oportunidades que si  fuéramos con parámetros muy definidos sobre lo que queremos que sea: alto, guapo, rico, inteligente, simpático, con buen gusto,….y luego que no se cumplan. Por tanto lo mejor es simplemente dejarnos sorprender!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.