rutina de ejercicio
LIFESTYLE,  SALUD

¿Acabo de empezar a hacer ejercicio? Consejos para alcanzar tus objetivos.

Si eres una persona que acaba de comenzar a hacer ejercicio, es importante mantener un equilibrio en tu régimen de entrenamiento para lograr esos objetivos deseados. Pero, ¿Cómo es eso? Del mismo modo en que una dieta equilibrada proporciona la combinación perfecta de nutrientes, un entrenamiento mixto tiene el mismo impacto en los músculos y hace que tu régimen de entrenamiento sea más interesante.

Sin embargo, mezclar distintos tipos de entrenamiento es poco menos que un arte. Tienes que hacerlo con bastante habilidad para generar el impacto deseado en tu cuerpo. Para ello deberás mejorar tu estrategia general de entrenamiento y hacerla más dinámica. Para ello  puedes enfocarte en diferentes partes del cuerpo de manera dedicada y cambiar el enfoque según vaya siendo necesario.

No obstante si todo esto te suena a chino aquí hay algunos consejos que te pueden ayudar:

Analice su régimen de entrenamiento: Lo primero es establecer un régimen de entrenamiento en función de los objetivos que se quieran conseguir. Si ya tienes uno, deberás hacerte algunas preguntas. Por ejemplo, ¿se basa tu entrenamiento en desarrollar la fuerza, la resistencia o la potencia? ¿Cuantos ejercicios aeróbicos incluye? ¿El objetivo es adelgazar, el desarrollo muscular o mejorar la forma física en general?  Esto te ayudará a comprender mejor lo que necesitas agregar a tu entrenamiento o eliminar del mismo.

Define tus objetivos: cambiar tu estrategia de entrenamiento al azar no te ayudará a obtener resultados específicos. Una vez que comprendas las distintas rutinas de entrenamiento y sus posibles efectos, toca definir cuáles son los objetivos que quieres conseguir y si tu régimen de entrenamiento actual te está llevando a conseguirlos. Además, tendrás que verificar qué otros entrenamientos pueden actuar como catalizadores para lograr los resultados sin repercusiones negativas.

Incluir variación: esto es relativamente simple. ¿Por qué no contrastar tu estilo de entrenamiento básico con una estrategia totalmente opuesta? Por ejemplo, si tu entrenamiento general se basa en trabajar la resistencia, incluir una actividad como el yoga puede aportarte agilidad, acelerando tu entrenamiento o introduciendo una nueva rutina que complementará la anterior.

Para empezar con buen pie y que no te maten las agujetas los primeros días y te hagan rendirte, puedes comenzar con algunos ejercicios fáciles. Siempre consulta si necesitas ayuda: cada vez que te sientas confundida, pide ayuda a un profesional. Sin embargo, asegúrate de verificar cuidadosamente las credenciales del experto. Siempre es mejor consultar a una persona que entienda tus desafíos, para evitar crear complicaciones a largo plazo.

Como dicen, la curiosidad es la madre de la invención, puedes ser mucho más ingenioso. El bloqueo nos ha enseñado a hacer ejercicio en casa con equipo limitado. Estudia diferentes formas de entrenamiento y cómo afectan a tu cuerpo en general . Esto te permitirá visualizar mejor las áreas que serán o no fructíferas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *