luchar por nuestros sueños
LIFESTYLE

¿Merece la pena luchar por mis sueños?

Olvídate de esa fantasía y baja al mundo real. Ese negocio no es para ti. No lo conseguirás, es muy complicado y la cosa esta muy mal para triunfar. No deberías meterte en algo que no entiendes. ¿Con qué frecuencia has oído que no conseguirás tener éxito? ¿Y con qué frecuencia escuchaste y diste marcha atrás con tus planes? ¿Con qué frecuencia te arrepentiste de no dar el paso mientras veías los éxitos de otras personas y te preguntaste por qué no yo? ¡Yo también podría! ¡Voy tarde!

La incredulidad, el miedo o la inseguridad en nuestras propias habilidades, las opiniones externas de otras personas, las noticias sobre economía y un sin fin de información negativa hacen que las puertas hacia nuestros sueños se cierren ante nosotros. Nos retiramos sin siquiera intentarlo.

Como los monos de un famoso experimento en el que ninguno se atrevía a subir a coger un plátano solo porque alguno, que ni siquiera estaba ya en la jaula, lo intentó en un punto y no pudo. A raíz de esto, este mono trato de evitar que otros lo intentasen posteriormente, llegando a un punto en el que, aunque este mono ya no estuviera en la jaula, los que entraron después seguían manteniendo esa norma, aceptándola como verdad absoluta, sin ni siquiera haberlo intentado por ellos mismos para comprobar si era cierto que no se podía.

Es muy fácil sucumbir a las críticas, especialmente si las personas más cercanas parecen no creer en ti. Al fin y al cabo solo ellos entienden de lo que eres capaz y si te dicen eso es para protegerte de la decepción y el fracaso. Y claro, ir en contra de sus opiniones es cómo traicionarlos. Y al final les hacemos caso y renunciamos traicionándonos a nosotros mismos y a nuestros sueños. ¿Cómo salir de este círculo?

Regla de los cinco años: yo también puedo

Cuando era niño, me llamó la atención la historia de dos chicas que consiguieron realizar un trabajo en principio imposible apoyándose en el hecho de que la otra no se detuvo y siguió adelante en lugar de decir que no se podía. Este hecho acabo generando un pensamiento en la otra del tipo  «Si ella puede y yo también puedo, no soy más débil».

Ambas estaban muy cansadas, pero ninguna se atrevió a admitir su impotencia hasta que agitadas consiguieron el objetivo cinco años más tarde. Una historia de trabajo duro, pero qué maravillosa motivación y ejemplo para no dejar de creer. ¡No seas una debilucha, no pienses y aprieta hasta el final!

Hoy disponemos de una abundancia informativa llena de ejemplos super motivadores de los que podemos extraer mucho. Si no tienes la fuerza para ir más allá, solo necesitas leer \ escuchar las historias de aquellos que no se dieron por vencidos. Eso te ayudará a retomar el camino hacia tu sueño. Al menos para poder decirte a tí mismo: «Lo intenté e hice lo mejor que pude».

No eres yo, ¡Triunfaré!

Si tu madre, novia, colega, hermana no pudo hacer algo, eso no significa que tu no puedas hacerlo. Todos somos distintos y tenemos diferentes habilidades físicas, pensamientos e ideas. Esto es muy evidente en el ejemplo de «no hay dos tortillas iguales.» Aunque los ingredientes y la forma de hacerla sean los mismos verás que no son exactamente iguales. Imagínate variar algo. Los resultados sin duda pueden ser infinitos.Por tanto nunca te detengas solo porque alguien carecía de la fuerza, el conocimiento, la perseverancia o la voluntad para llegar hasta el final.

y es que la realidad es no conocemos bien nuestro potencial y no sabemos de lo que somos capaces. Está comprobado que en un estado de miedo severo o una situación peligrosa, una persona puede saltar muros y mover pesos impensables. Y sin embargo en nuestro día a día todos vivimos como plantas y utilizamos solo una pequeña parte de nuestras capacidades. Y lo que a ti te da pereza hacer hacer, otra persona con tus mismas capacidades si lo hace solo porque tiene un sueño incrustado en su mente.

El juego no vale la pena. Cuando comienzas a hacer algo, los errores no se pueden evitar. Es imposible hacer todo perfectamente la primera vez. Recuerda cómo aprendiste a escribir. El esquema de cada letra se repitió varias veces en una línea, mientras que parecía un maestro. Pusieron una mano y ajustaron sus dedos a un lápiz o bolígrafo. Aunque pareciera que la parte difícil es imprimir la letra «A» en tinta.

Sergey Rachmaninov no escribió su primer concierto para piano hasta los 20 años. A los 24 años, ya era un famoso compositor, director y pianista. Pero el estreno de su primera sinfonía su falta de experiencia lo llevó a cometer cierto errores y los críticos despedazaron al joven artista. Las críticas hirieron tanto al compositor que cayó en una profunda depresión durante cuatro años enteros.

Se negó a escribir y se veía como alguien mediocre. Incluso pensó en el suicidio. Y solo gracias a un médico experimentado que trabajó con él para tratar de para aumentar su autoestima, podemos disfrutar hoy de sus maravillosos trabajos. Hoy sus obras son interpretadas por los pianistas más famosos del mundo y sus creaciones, un ejemplo para numerosas generaciones.

Un fracaso puede derribarnos, hacer que perdamos la fe en nosotros mismos. Por eso, por difícil que resulte, no puedes dejar que tus sueños mueran a manos de extraños. Si resbalaste y caíste, solo frota tu mano sobre el lugar magullado, levántate, quítate el polvo y sigue adelante. Todavía puede doler, pero después de una semana ni te acordarás que te caíste. Igual con el fracaso. Sí, es desagradable, sí, duele, sí, ¡es insultante! Pero no es el fin del mundo. Es una parte del proceso.

Sabiduría japonesa: los fracasos me hacen más fuerte

Es fácil sentirse abrumado y tener dudas cuando luchamos por algo. Preguntas como: “¿Estoy haciendo lo correcto? ¿Voy por el buen camino? suelen hacer acto de presencia en nuestra cabeza una y otra vez en nuestra mente.

Los fallos o errores pueden hacernos dudar, pueden hacernos pensar que perdemos el tiempo y querer dejarlo todo. Las opiniones de otras personas, los obstáculos, las dudas,…todo influye negativamente para que nos retiremos de tan «absurda idea».

Y sin embargo el enfoque debe ser mucho más practico. Si después de trabajar duro y valorar todas las alternativas, algo no funcionó, solo deshagámonos de dicha empresa y empecemos otra cosa, usando el aprendizaje de la anterior para ser más eficientes en la siguiente. Pero no, preferimos guardar silencio sobre los fracasos, considerándolos como parte de nuestras deficiencias.

hay algo muy paradójico en todo esto, y es que cada vez más las personas exitosas prefieren contratar a aquellos que han fallado en el pasado antes que a alguien que no. Al fin y al cabo, el que ya ha fallado sabe ya lo que debe evitar para que la empresa triunfe.

En la filosofía japonesa, existe el concepto de preservar las cosas dañadas. Una taza rota no se tira. Las piezas rotas se reparan con resina o metal fundido. No ocultan los defectos, sino que los enfatizan y el objeto adquiere un nuevo valor estético. Esta técnica ayuda a comprender que no vivimos en un mundo ideal, que la vida es perecedera y que nuestros fracasos no deben servir para destruirnos sino para enseñarnos. Con la ayuda de ellos adquirimos un nuevo aspecto, más valioso y más hermoso que antes.

Esta técnica se llama Kintsugi y tiene sus raíces en el siglo XV. Demostrar que las grietas, averías, daños son una parte integral de nuestras vidas  y usar los fracasos para conseguir una unidad mayor con nosotros mismos y con nuestras capacidades.

Si te surgen dudas, lee biografías de personajes famosos de la historia y de lo que tuvieron que pasar para conseguir sus sueños. Verás que hay desde momentos para olvidar hasta asombrosas explosiones de éxito. Cada uno cogió su propio camino pero todos llegaron.

Si estás cansada, tomate un descanso, aléjate y trata de coger oxígeno. Intenta obtener nuevas emociones e impresiones y comienza a escalar de nuevo. A veces necesitas hacer paradas para escalar la montaña más alta. Y créeme, estarás allí con tu estandarte de la victoria. Mientras tanto, sigue adelante y no mates tu sueño antes de tiempo. Como una flor déjala crecer y que aflore en éxito y en felicidad para ti. Solo recuerda que Edison invento la bombilla en su intento número 1000.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.